:: Manoblanca… Manzi, Nelly y un Museo ::

Publicado: noviembre 5, 2009 en Buenos Aires, Museos, Tango
Etiquetas:, ,

<a href="“>

La letra del tango “Manoblanca” fue escrita por Homero Manzi, quien vivió en Nueva Pompeya cuando era adolescente. La versión que mas escuchada es cantada por Nelly Omar, quien tuvo un romance con Manzi (confesado por ella misma, como se verá más adelante). Nelly es ademas la “Malena” del tango de Homero. En Centenera y Tabare se encuentra el Museo Manoblanca (a modo de homenaje a este tango que inmortalizó una esquina), y a la vueltita nomás, la calle Manzi. A esto podemos agregarle la existencia del Centro Cultural Homero Manzi… y donde iba estar ubicado sino en la calle Tabaré?

1) Tango Manoblanca
En 1941 nace Manoblanca que si bien no tiene un gran número de versiones, se ha convertido en un verdadero clásico. Algunas versiones fueron grabadas por: Alberto Castillo, Ángel Vargas, Nelly Omar, entre otros.

Manzi refleja en esta letra sus condiciones de poeta romántico ubicando al personaje en calles y circunstancias afines a nosotros. Nos cuenta la historia de “un laburante” que se hace un tiempo para visitar a la mujer que ama. Es un sencillo derroche de pulcritud, nostalgia y amor.

Manzi ubica al protagonista viviendo en el barrio del Once y no exalta la figura del carrerito, sino el orgullo de su vehículo de trabajo, el carro de carga, la chata de color llamativo, las iniciales, seguramente enmarcadas en un filete y la reluciente estrella de bronce adherida a la suela de cuero. En la tercera estrofa lo confirma cuando dice: “el orgullo de ser bien querido”. Manzi se muestra observador atento de la artesanía popular de talabartero y fileteros, los encargados habituales de embellecer las chatas por pedido expreso de los carreros como este, vecino de Nueva Pompeya.

Luego describe al hombre con “la hoja de ruda detrás de la oreja” que según la costumbre daba suerte, la que posiblemente necesitara, para luego de cumplir su tarea, encontrarse “con los ojos de ella” en la esquina de Centenera y Tabaré.

El carrerito del tango, con su chata flamante y coqueta une en su cotidiano recorrido dos barrios: Once (mal llamado Once, sino que su nombre es real es Balvanera) y Nueva Pompeya. Probablemente llevaba en su chata mercadería al Mercado del Abasto (que también está ubicado en el barrio de Balvanera).

2) Homero Manzi
manzi

Homero Nicolás Manzione, como verdaderamente se llamaba, nació de madre uruguaya y padre argentino (se diría que como el propio tango) en Añatuya (Santiago del Estero), el 1º de noviembre de 1907. Allí probaba fortuna su padre como hacendado rural. Con siete años Homero ya estaba radicado en Buenos Aires, para comenzar su educación en el colegio Luppi, en el humilde y alejado barrio de Pompeya. Cada elemento de aquel paisaje (desde el largo paredón que recorría camino de la escuela hasta el terraplén del ferrocarril, en una conjunción de la ciudad y la pampa) quedará inmortalizado en algunas de sus letras mas famosas, como la de “Barrio de tango” y la de “Sur”, este ultimo es probablemente resume el sentido mas profundo de su obra.

Manzi encarna la presencia de la poesía en la letra del tango. Paradojicamente fue un poeta que no publicó ningún libro de poesías. La poesía siempre se canalizó através de la canción, desde los motivos camperos hasta la música urbana, en la que alcanzó su mayor popularidad y virtuosismo. De esa manera gozó de inmensa popularidad, sin renunciar nunca a sus convicciones de poeta. Utilizó en sus letrasla metáfora, incluso surrealista, pero no avanzó demasiado por ese camino, que quizás hubiera dificultado la comprensión de su mensaje por el hombre común. No utilizó el lunfardo para expresarse, pese al compromiso popular de su obra literaria. A diferencia de otros grandes autores, sus letras no ofrecen crónicas de la realidad social ni imparten consignas morales. A través de sus versos, Manzi arroja una mirada plena de ternura y compasión hacia los seres y las cosas. El barrio pobre, suburbano, es su gran escenario.

Entre sus obras podemos destacar: Milonga sentimental, Milonga del 900, Milonga triste, Paisaje, Fruta amarga, Torrente, Después, Ninguna, Fuimos, Monte criollo, Malena, Solamente ella, Fueye, Romántica, Romance de barrio, El último organito y Che, bandoneón, entre otras.

La prematura muerte del Manzi (murio de cáncer el 3 de mayo de 1951), fue llorada por Troilo con “Responso”, un conmovedor tango instrumental. Este mismo músico genial y un Manzi agonizante habían rendido tributo a otro letrista fundamental, Enrique Santos Discepolo, con otro tango antológico: “Discepolín”. Este moriría del corazón antes de concluir ese mismo año, triste y olvidado por sus amigos.

Los 44 años que vivió Manzi le alcanzaron también para ejercer el periodismo y la cátedra, para incursionar en el cine y para la militancia gremial y política, que concluyó con su adhesión al peronismo.

3) Nelly Omar
nelly

Su biografía dice que nació el 10 de setiembre de 1911 (o sea acaba de cumplir inigualables 98 años) en Guamini. Su nombre verdadero es Nilda Elvira Vattuone Pesoa, es la séptima hija de un matrimonio genoves. El padre de Nelly era amigo de Carlos Gardel y como tenia un buen pasar le permitía viajar frecuentemente desde Guamini para Buenos Aires, donde se encontraba con Carlitos. De regreso su casa el papá llevaba los discos de Gardel. Así fue como Nelly escuchando esos discos afino el oído… y agregó su talento.

Debutó en el Argos, como cantora y también estrenó allí su seudónimo: Nelly porque era el nombre de su hermana y le gustaba y Omar lo inventó, se le ocurrió que fuera mitad hombre, mitad mujer.

Nelly se casó en 1935 con Antonio Molina, el matrimonio fue un fiasco desde el principio pero duró 8 años. Y allí aparece Manzi. Según palabras de Nelly:

“Dije basta a mi matrimonio. Y vino mi noviazgo con Manzi que nunca se concretó porque me parece que a él le faltó carácter”

Nelly dijo que muchos de los temas de Homero como “Malena”, “Solamente ella” y “Su carta no llegó” los hizo pensando en ella. Según dice Nelly: “Yo fui Malena para Manzi, hasta el día que murió. Fue un amor trunco, pues Manzi nunca se separó, no se jugó.”

Pero no todas fueron buenaventuras en el camino de esta “Gardel con polleras”, ya que durante la Revolución Libertadora fue proscripta por ser peronista y no trabajó durante 17 años. Pero a pesar de ello no se fue de país y la única ayuda que tuvo (además de la de su familia) fue la de Tita Merello.

Trabajó solamente en dos películas: “Melodías de América” del año 1942 (en la que también trabajaban Armando Bo, Pedro Quartucci y Juan Carlos Altavista) y “Canto de amor” (que no fue estrenada comercialmente, del año 1940).

4) Museo Manoblanca
museo manoblanca
El Museo Manoblanca, ubicado en la legendaria Centenera y Tabaré fue fundado en 1983 por su actual director Gregorio Plotnick (tanguero y porteño). Es una institución de carácter privado, declarada de Interés Cultural por la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires y de interés Turístico por la Secretaria de Cultura de la Nación.

La casa en la que funciona el museo es de 1925 y posee una sola planta con techos originales de bovedilla. Posee 3 salas: “Sala Ben Molar” (donde se exhiben objetos de la vida cotidiana), “Sala Francisco Gil” (era un librero creador de la Primavera de las Letras. Se exhiben aquí, entre otras piezas, un tocadiscos a manivela de Estados Unidos; un fonógrafo francés de 1900; un samovar de 1897 y un kinetoscopio de origen francés, del siglo XIX para fotos tridimensionales), “Sala León Untroib” (un pintor fileteador de origen polaco). Pueden verse aquí retratos de Homero Manzi, Ben Molar, Julián Centeya, Aníbal Troilo, Horacio Ferrer y Tita Merello, entre otros). También posee pinturas y esculturas de otros artistas argentinos.

A Plotnick se le ocurrió la idea de fundar la “Orden del Buzón”, que consiste en entregar a toda Institución o personas que difundan y defiendan la Cultura Popular en expresiones artísticas como la actoral, la música, o la pintura, un Buzón hecho a escala ocho veces mas pequeño, un distintivo para la solapa, y un mapa de la zona de Pompeya con la ubicación del, famoso Museo. Recibieron este galardón instituciones como La Academia del Lunfardo, La Academia del Tango, La Casa Gardeliana, escritores como Germinal Nogues, Enrique Bugatti, Isidoro Blastein, poetas como Leon Benaros, Horacio Ferrer, periodistas como Jorge Gottling, Cora Cane, Eduardo Parise, artistas plásticos como Marta Luchenio, Marcos Mario, interpretes del tango como Jorge Vidal, Tito Reyes, Hugo Marcel, Néstor Fabián, Ginamaria Hidalgo, Antonio Tormo, Mario Clavel entro otros.

Museo Manoblanca
Tabaré 1371 (Pompeya) – Telefono: 4918-9448
Web: http://www.museomanoblanca.org.ar
Horario de visita: lunes a viernes de 8:30 a 11:00 y de 14:00 a 16:30.

Anuncios
comentarios
  1. nanci dice:

    Este tango era uno de los preferidos de mi padre… él fallecío hace cinco días, y escucharlo me hace estar más cerca de él. te quiero papá!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s